Mediación en conflictos dentro de la empresa

Los conflictos empresariales pueden ser varios tipos, desde los que se producen dentro de las propias empresas, entre socios o en diversos departamentos, hasta los que tienen las compañías con sus clientes o sus empleados.

Lo importante ante el catálogo de problemas que pueden surgir es saber que existe la mediación, un proceso eficaz, rápido y barato de solucionar los conflictos empresariales. La mediación permite no acudir a los tribunales, lo que evita que el conflicto se alargue en el tiempo y nos suponga elevados costes. La mediación empresarial (también conocida como mercantil) se lleva a cabo por el mediador, un profesional formado en resolución de conflictos, imparcial, neutral y que mantendrá la confidencialidad de datos e informaciones en todo momento. A la mediación se puede acudir con abogado o sin él y el acuerdo que resulte de la misma es de obligado cumplimiento para las dos partes.

La mediación es el mejor sistema de resolución de conflictos cuando hay problemas entre socios de una pyme. Estos problemas pueden ser, entre otros:

  • Diferencias en la valoración de acciones.
  • Exclusiones de socios y derecho de separación de la sociedad, sobre todo si no se reparten dividendos.
  • Problemas de gestión entre los socios o de determinar qué función realiza cada uno.
  • Discrepancias en las ampliaciones de capital en la sociedad y en la pérdida de valor de las participaciones/acciones.
  • Diferencias en la redacción de estatutos sociales.
  • Acciones de responsabilidad contra administradores o consejeros de la sociedad.
  • Reclamaciones de cantidad o indemnizaciones.

Los conflictos empresariales también se pueden producir entre la sociedad y sus clientes o proveedores, como por ejemplo:

  • Reclamaciones por incumplimiento de contrato.
  • Reclamaciones de cantidad o impagos.
  • Diferencias de interpretación de contratos.
  • Responsabilidad civil.
  • Préstamos hipotecarios.
  • Conflictos con el propietario (arrendador) del local/oficina en que se encuentra la empresa o bien entre la empresa y los arrendatarios de sus inmuebles.

Por último, otra categoría de conflictos que pueden surgir es entre la empresa y sus trabajadores:

  • Despidos e indemnizaciones.
  • Faltas y sanciones disciplinarias a los empleados.
  • Acoso laboral.
  • Expedientes de Regulación de Empleo.
  • Condiciones de trabajo y movilidad.
  • Respeto a los derechos laborales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *