Qué es un mediador

Cuando uno piensa en recurrir a la mediación es porque necesita ayuda para resolver el conflicto que le enfrenta con otra persona. El mediador es la persona preparada para ayudarles a restablecer la comunicación y, gracias a ello, acercarles lo suficiente como para resolver el problema que las enfrenta. Eso no significa que el mediador sea quien idee e imponga la solución. Son las partes afectadas por el conflicto las que, recuperando la capacidad de comunicarse de manera eficaz, encuentran la solución que mejor satisface a ambas.

Porque en mediación todos ganan, aunque no sea de manera absoluta; que el mediador es un puente, no un juez, y que una de las principales ventajas de la mediación es que permite mantener una relación posterior adecuada, algo importante si, por ejemplo, se tienen hijos en común o hay negocios o socios que conviene conservar.

Quién elige al mediador

Al mediador lo eligen las partes enfrentadas de común acuerdo. Puede que una de ellas sea la que proponga un mediador concreto pero la otra debe aceptarlo libre y voluntariamente; por eso, creo que la elección del mediador siempre es el primer paso en común hacia el entendimiento. Y eso es muy importante.

La primera sesión de mediación suele brindar la oportunidad de que las partes valoren adecuadamente al mediador, quien tiene que responder a las preguntas que le formulen sobre su preparación y sobre el proceso y el contenido de la mediación.

Inicio

Habilidades del mediador

Para ejercer esa labor de “bisagra”, el mediador debe ser una persona con ciertas habilidades sociales y comunicativas, entre las que siempre destaco tres: autoconsciencia, empatía y capacidad de escucha. Porque para mediar tienes que conocerte bien a ti mismo, tienes que conseguir comprender cómo piensan y sienten los demás y debes tener una gran capacidad de escucha. Todo ello facilita que el mediador sea neutral, independiente, paciente y respetuoso. Aunque estas capacidades se pueden tener, en mayor o menor medida, de forma innata, también hay técnicas que ayudan a desarrollarlas y a complementarlas con otras aptitudes como la asertividad o el estilo creativo.

Inicio

Estudios para ser mediador

Además, el mediador civil y mercantil debe tener unos estudios determinados si quiere figurar en los registros públicos de mediación. Este requisito del registro no es condición indispensable para ejercer la mediación civil y mercantil en España, pero sí avala la preparación y disposición de los mediadores, porque para estar incluido en los registros oficiales hay que acreditar tres cosas muy concretas:

  • Contar con un título universitario o uno de formación profesional superior con validez en todo el territorio español.
  • Acreditar una formación teórico-práctica específica en mediación en un centro homologado y en los términos regulados.
  • Suscribir un seguro de responsabilidad civil.

En ese sentido, el equipo de Pactio Mediación es un ejemplo de mediadores que cumplen con todos los requisitos planteados por la Ley de Mediación de la Comunidad de Madrid.

Inicio

Cuál es la función del mediador

El mediador de conflictos civil y mercantil tiene que conseguir crear un clima de confianza y de confidencialidad que favorezca el diálogo. Por eso, la mediación se desarrolla en un espacio neutral, ajeno a las partes implicadas en el proceso. Aunque el mediador no toma ni impone decisiones, sí debe explicar con claridad las normas y los objetivos de la mediación y velar para que se cumplan en todas las sesiones. Si no es así, el mediador tiene la potestad para parar la mediación o, llegado el caso, renunciar a ella.

Durante la mediación, el mediador debe motivar a las partes a que dialoguen, facilitando la comunicación a través de la que llegarán a un acuerdo satisfactorio para todas. Para ello, pondrá en práctica las técnicas de mediación adquiridas durante la formación y el ejercicio de su actividad, adaptándolas a cada caso concreto.

La última función del mediador es la de validar el acuerdo que alcancen las personas enfrentadas a través de un acuerdo de mediación que actúa como contrato entre las partes y que, por tanto, es de obligatorio cumplimiento.

Inicio

Cuánto cobra un mediador

Como la mediación es una actividad privada, no está sujeta a ningunas tarifas oficiales específicas. Por eso es importante consultar los honorarios profesionales que proponen los diferentes mediadores, sin olvidar que otra de las ventajas de la mediación es que se trata de un proceso más económico que el recurso judicial. Nuestras tarifas de mediación son bastante competitivas y siempre se adaptan a las necesidades específicas de cada caso, por lo que resulta interesante consultar de manera personalizada.

Inicio

¿Quieres iniciar una mediación?

¿Necesita una mediación?

Reciba las novedades de nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *