Diferencias entre separación y divorcio

Diferencias entre separación y divorcio

No, la separación no es lo mismo que el divorcio. Y por eso, los efectos legales y económicos de cada tipo de ruptura sentimental son diferentes. Por norma general, las personas asocian la separación y el divorcio con juicios, pero desde hace años los conflictos que surgen de estas crisis matrimoniales se pueden resolver a través de la mediación.

¿Qué es la separación?

La separación matrimonial es la situación en la que cesa la vida en común de los cónyuges, pero no se rompe el vínculo matrimonial (cosa que sí ocurre en el divorcio). Es decir, aunque no se conviva en el mismo domicilio, se sigue estando casado. Esto conlleva que se modifiquen los derechos y obligaciones que cada parte de la pareja tiene. Además, al seguir casado, la reconciliación es más sencilla.

La separación la puede solicitar cualquiera de los esposos sin necesidad de que el otro esté de acuerdo y sin alegar ningún tipo de causa. El único requisito es que hayan pasado 3 meses desde la celebración del matrimonio, excepto si uno de los integrantes de la pareja, o los hijos, sufren violencia de género.

El principal efecto de la separación es el cese de la vida común, de la vida conyugal. Pero también se pone fin a la posibilidad de vincular bienes de la otra pareja para el ejercicio de la potestad doméstica, es decir, para gastos que se produzcan en el hogar familiar.

La separación se puede solicitar ante el juzgado, si la pareja no está de acuerdo en separase. Asimismo, la separación de los esposos que tengan hijos menores de edad tendrá que pasar por el juzgado. Pero la separación también se puede hacer de mutuo acuerdo (si no hay hijos menores), que es la más rápida y barata, pues sólo es necesario llevar y firmar ante el Letrado de la Administración de Justicia o el Notario el convenio que regulará los efectos de la separación. Los dos cónyuges manifiestan que quieren separarse y que están de acuerdo con las condiciones. De esta forma se evitan juicios, pérdidas de tiempo y de dinero.

En el convenio de la separación se puede acordar la atribución del uso de la vivienda y el ajuar familiar; en caso de existan hijos, quién cuidará de ellos de forma constante y cómo se realizarán las visitas; la contribución a los gastos del matrimonio (por ejemplo, pago de hipotecas) y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso; el cambio del régimen económico del matrimonio; o la custodia compartida de mascotas, entre otros.

¿Dónde puede ayudar la mediación en la separación? Una vez que la pareja ha tomado la decisión de separarse, si no están de acuerdo en cómo repartir los gastos del matrimonio, cómo compartir mascota o quién vivirá en la casa, el procedimiento de mediación les facilita alcanzar un acuerdo. Y este acuerdo formará parte del convenio regulador de la separación que tendrán que llevar ante el Juzgado o el Notario. En definitiva, la mediación puede ayudar a negociar todo o parte del convenio regulador.

¿Qué es el divorcio?

El divorcio es la disolución del vínculo matrimonial. En palabras llanas: es el fin del matrimonio, la ruptura del vínculo que enlazaba a dos personas. Esta es la primera diferencia con la separación, en la que los cónyuges siguen estando casados aunque vivan en lugares diferentes.

El divorcio lo pueden solicitar los dos esposos (divorcio de mutuo acuerdo) o sólo uno de ellos, aunque el otro no esté de acuerdo. Además, no es necesario dar ninguna causa para divorciarse, puesto que se considera que no se puede obligar a nadie a seguir casado.

El divorcio de mutuo acuerdo es el más sencillo y rápido, pues como ocurre con la separación de mutuo acuerdo, los esposos manifiestan ante el Letrado de la Administración de Justicia o ante el Notario que quieren divorciarse y presentan el convenio que regulará el divorcio. Eso sí, el divorcio de mutuo acuerdo no se puede hacer si la pareja tiene hijos menores de edad no emancipados. En caso de que no haya acuerdo para divorciarse, no quedará más remedio que recurrir a un juez para que dictamine el divorcio, con los costes económicos y emocionales que conlleva.

En el convenio del divorcio se puede indicar cuál de los dos esposos vivirá en la vivienda familiar y qué sucede con el ajuar familiar; en caso de existan hijos, quién cuidará de ellos de forma constante y cómo se realizarán las visitas; el importe de las pensiones de alimentos y las pensiones compensatorias, así como sus bases de actualización y garantías; la liquidación del régimen económico del matrimonio; o la custodia compartida de mascotas, entre otros.

Como sucedía en la separación, la mediación puede ayudar a negociar todas las cuestiones del convenio regulador para afrontar el divorcio o sólo aquellas en las que no exista coincidencia. El acuerdo final formará parte del convenio regulador que se llevará al Notario o al Juzgado. Y todo ello supone un ahorro de tiempo y de dinero, una de las ventajas de la mediación.

¿Qué hace la mediación en la separación o el divorcio?

Conviene aclarar algunos conceptos. La mediación no es un juicio, sino una herramienta para que los esposos alcancen un acuerdo sobre los detalles de su separación o divorcio. Por ello, el mediador no es un juez, no escuchará a los dos cónyuges, no valorará unas pruebas y tomará una decisión. El mediador es un profesional formado que ayuda a los esposos a negociar en un ambiente tranquilo y a cerrar un acuerdo beneficioso.

Además, la mediación es voluntaria (no se puede obligar a nadie a participar en ella), y confidencial. Todo lo que se trata en la mediación queda cubierto por el secreto profesional y el mediador nunca podrá ser llamado a declarar en un juicio.

El acuerdo de mediación, una vez que se firma, es un contrato que obliga a los dos cónyuges y que se incorporará al convenio regulador donde se indicarán los detalles de la crisis matrimonial. Para redactar el convenio, lo mejor es recurrir a un abogado, ya que el propio mediador, al haber mediado, no puede representar en los juzgados a los esposos. La ventaja de tener un acuerdo de mediación es que sólo será necesario contratar un abogado para presentar la separación o el divorcio en el Notario o en el Juzgado, lo que hace mucho más barato todo el proceso.

¿Necesita una mediación?

Reciba las novedades de nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enviar un mensaje
1
¿Podemos ayudarte?
Además de por Whatsapp y teléfono (644.678.136) también te atendemos por correo en hola@pactiomediacion.es